Descubre, compara y reserva tu

Surf camp en Costa Rica

El surf a Costa Rica

Costa Rica es un destino perfecto para un surf trip inolvidable. Playas salvajes, olas que funcionan durante todo el año, un ambiente bohemio y chill, locales acogedores, parques naturales ricos en una fauna y una flora increíbles, brillantes puestas de sol… ¡la verdadera "pura vida" !

En cuanto al surf, los oleajes de la costa pacífica han contribuido, mayoritariamente, a darle reputación a Costa Rica, junto a surfistas de todo el mundo. Con billetes de avión de unos 600 euros desde París, una vida local poco onerosa y un agua a 29 grados durante todo el año, Costa Rica es un destino ideal en cualquier época del año.

Surf camps en Costa Rica

Hay muchos surfcamps en Costa Rica. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones en Costa Rica !

Descubre surf camps en Costa Rica

Por qué venir a surfear a Costa Rica

Del pacífico al caribe, una gran elección de spots

Costa Rica está situada en América central, entre el Océano Pacífico y el Atlántico, ofreciendo así a los surfistas aprendices y a los veteranos una multitud de opciones. A lo largo de la cosa pacífica, los spots son numerosos. La mayoría de los surfs camps se encuentran hacia Jaco, un pequeño pueblo de pescadores con acento gypsy a dos horas del colectivo de la capital. La playa se extiende sobre 7 kilómetros, permitiendo así evitar un spot demasiado lleno, las olas son de un tamaño razonable y el swell funciona durante todo el año: ¡perfecto para un aprendizaje sin riesgo! Para los niveles intermedios, son preferibles las olas de Playa Hermosa, situada a 7 minutos de Jaco. Los spots de Santa Theresa, Dominical, Tamarindo o Playa Negra, los descubrirán a lo largo de su estancia. ¡Su surf camp podrá planear los desplazamientos y llevarles en day trip a los spots de la costa sur !

Olas accesibles durante todo el año

En Costa Rica, el swell entra todo el año por la costa Pacífica, con algunas diferencias entre el invierno y el verano. En invierno, de junio a diciembre, las condiciones son buenas todos los días con, a veces, grandes olas en ciertos spots. En cambio en verano, de diciembre a mayo, el oleaje es más tranquilo, dándose las condiciones perfectas para los debutantes. En cuanto a la costa caribeña, el surf es mucho más difícil de prever. Por lo que es preferible el período invernal para tener la máxima suerte de su parte. Además, pida consejo a su surf camp antes de ir en busca del pico.

Vivir al ritmo de la "Pura vida"

Los locales, también llamados “Ticos”, van muy “en plan guay”. Viven según el dicho “Pura Vida, la vida pura o “buena vida”. En la calle, nadie se apura, todo el mundo sonríe. Gracias a este dicho, los costarriqueños tienen un retroceso constante en la vida que les impide angustiarse por fruslerías. ¡Costa rica ha sido incluso designado el país más feliz del mundo! Y esto se siente en todas partes: estarán rápidamente impregnados en esta atmósfera de relajación permanente. Una verdadera oportunidad para pulsar el botón de “pausa” en nuestras vidas occidentales estresadas y apuradas por el tiempo.

Un país con mil y una riqueza

De la costa pacífica a la costa caribeña pasando por las montañas del centro, Costa Rica ofrece un buen lote de paisajes, culturas y actividades. Bares de batidos de frutas, tiendas étnicas y clases de yoga sobre la costa pacífica, paseos a caballo, jungla y sensaciones fuertes en las montañas del centro, tortugas, conciertos de reggae y ambiente jamaicano sobre la costa caribeña: de un sitio a otro, estamos completamente desorientados con tanta diversidad. En cuanto a la gastronomía, no se pierdan la especialidad culinaria local, el casado, un plato gourmet y sano compuesto por carne, lechuga, arroz, habichuelas rojas y plátano macho. Por otro lado, en la zona caribeña, Costa Rica cuenta con la reputación de sus “sodas” con platos típicamente caribeños, sus restaurantes de pescado, sushis, productos bio y, evidentemente, platos más occidentales.

Un zoo a cielo abierto

Costa Rica cuenta con numerosos parques naturales en el seno de los cuales la fauna y la flora son muy abundantes. Podemos pasearnos por un bosque tropical con todos los tonos de verde hasta encontrar monos aulladores, capuchinos maliciosos, perezosos a cámara lenta, mapaches cleptómanos y palmeras gigantescas al borde de playas paradisiacas con un agua centelleante donde pescan decenas de pelícanos. La entrada no es gratis y hace falta, generalmente, buscar un guía para disfrutar de la experiencia al máximo. Con ayuda de un microscopio, podrá repararse y observar una fauna bien escondida: murciélagos dormidos, cangrejos rojos, iguanas bien camufladas, plantas venenosas, insectos multicolores… Y para los amantes de la naturaleza, también es posible pasar una noche ecológica en medio de los animales.