Descubre, compara y reserva tu

Surf camp en Ecuador

El surf en Ecuador

Situado en la costa oeste de América Latina, al nivel de la línea del ecuador, Ecuador posee paisajes extremadamente variados: la costa pacífica, la cordillera de los Andes, la selva amazónica y las Islas Galápagos.

Con sus 650 kilómetros de costas, Ecuador es una destinacion surfista de primera. Encontramos numerosos spot a lo largo de la Ruta del Sol. Las playas son magníficas y es posible surfear prácticamente en todos lados. La temporada de surf se extiende de noviembre a abril, con la llegada de los swells del norte y las olas que rompen sobre la mayoría de los spots. Las condiciones son perfectas, especialmente por la mañana con la ausencia de viento y olas glassy.

Surf camps en Ecuador

Hay muchos surfcamps en Ecuador. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones en Ecuador !

Descubre surf camps en Ecuador

Por qué venir a surfear a Ecuador

Spots de calidad para todos los niveles

Si encontramos múltiples olas surfeables a lo largo de la costa, tres spots se distinguen y constituyen las destinaciones ideales para los amantes de las olas. Al norte, el spot de Mompiche, un point break en izquierda que empieza en una sección tubular y se extiende en un reef. ¡Esta gran ola abierta es muy reputada pero está reservada a los expertos! Un poco más al sur, el spot de San Lorenzo. Esta playa de 3 km alberga cada año competiciones de surf internacionales. Aquí encontramos las olas más grandes de la provincia de Manabí.

Finalmente, cerca de Portoviejo, los debutantes y niveles intermedios encontrarán su felicidad en Montañita. Típica pequeña estación balnearia, en la que encontramos numerosos surf camps instalados en un ambiente bohemio y festivo. Es la destinación surf trip ideal para los que quieran entregarse a su pasión deportiva conocer gente y relajarse. Atención, el spot está a veces sobrepoblado. No dude en coger el coche para alejarse un poco, existen alrededor de 20 spots en un radio de 3 horas de carretera. Entre ellos, Ayangue es perfecto para los amantes del Stand-Up Paddle, Puerto Cayo para los bodyboardeurs y La Entrada para los principiantes, o enamorados del longboard y del fish, con sus largas olas.

Un coste de vida poco onoroso

Si el billete de ida y vuelta para ir a Ecuador cuesta caro, la vida una vez allí es muy accesible para los que tengan pequeños presupuestos. Los precios son, generalmente, la mitad menos caros que en Francia en cuanto a transporte, alojamiento y comida. Los trayectos se hacen en bus en la Panamericana, por las carreteras de montaña o a lo largo de la Ruta del Sol. Intente viajar ligero, ya que los buses a menudo están repletos. Ahora bien, los horarios son respetados y los trayectos seguros. En cuanto al alojamiento, encontramos numerosos hoteles y albergues juveniles en todas partes del país y sobre todo, en las ciudades turísticas como Quito, Baños, Quenca o Guayaquil. Los surf camps de Montañita proponen igualmente fórmulas muy interesantes con todo incluido. Para las comidas, ¡apueste por los mercados cubiertos, que proponen una comida típica excelente y a precios imbatibles! En Ecuador, la especialidad es el ceviche, pescado o crustáceos cocidos y después marinados en limón.

Una riqueza natural y cultural inigualable

Entre la costa pacífica, la ruta de los volcanes, la capital Quito y la selva amazónica, ¡sería una pena limitarse solo a practicar surf durante una estancia en Ecuador! Entre los imperdibles, la laguna de Quilotoa, este magnífico lago situado en el corazón del cráter del volcán del mismo nombre al cual se accede por una pequeña ruta. Más al sur, el volcán Cotopaxi ofrece a los amantes del trekking la oportunidad de escalar una de las únicas cimas ecuatoriales nevadas. En la ruta de Cuenca, párese en Baños para realizar un espectacular paseo en coche o en bici a través de las cascadas y el bosque tropical. En Cuenca, admire los bonitos edificios provenientes de la era colonial y descubra el magnífico Parque Nacional de El Cajas, que alberga más de 275 lagos de los Andes.

Al este de la ruta de los volcanes, vaya a la aventura por la selva amazónica para encontrar más de 1000 especies de pájaros y pueblos indígenas. Para más interacción con especies animales que no encontramos en otro lugar, ponga rumbo hacia las Islas Galápagos, llamadas también "islas encantadas". Leones marinos, tiburones corales o tortugas gigantes os llenarán de alegría, sin hablar de las puestas de sol que cortan la respiración. Finalmente, no se pierda Quito, la capital, nominada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, debido a que el centro de la ciudad tiene vestigios coloniales casi intactos, entre palacios e iglesias. Atención, ya no hay nadie en las calles cuando la noche cae, debido a la fuerte criminalidad. Como turista, usted es un blanco fácil, por lo que si debe absolutamente salir, coja un taxi y mantenga la prudencia.