Descubre, compara y reserva tu

Surf camp a España

El surf en España

España es uno de los países fronterizos de Francia con el que estamos familiarizados. De Madrid a Barcelona pasando por Sevilla o Lloret de Mar, España es un destino vacacional para un gran número de franceses que no tienen los medios necesarios para coger el avión hasta la otra punta del mundo. Su cultura es rica, sus habitantes acogedores, su gastronomía deliciosa y sus paisajes magníficos. En cuanto al surf, es igual: no es necesario volar bien lejos, ya que España tiene todo lo que hace falta para satisfacernos.

A menudo escuchamos decir que existen varias Españas. Así que en surf, ocurre lo mismo. Se podría separar la costa española en cinco zonas: Cantabria, Asturias, Galicia, País Vasco y Andalucía. A lo largo de paisajes, acantilados, desembocaduras de ríos, en la ciudad o en una naturaleza salvaje, los spots de surf son numerosos y adaptados a todos los niveles.

Entonces, ¡motive a sus amigos para deslizarse, alquile una furgoneta y venga a la aventura para un surf trip inolvidable a solo algunas horas de Francia! Venga, preferiblemente, entre junio y septiembre para disfrutar del mejor tiempo y las mejores condiciones de surf posibles.

Surf camps en España

Hay muchos surfcamps en España. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones en España !

Descubre surf camps en España

Por qué venir a surfear a España

Una costa variada y rica

Después de haber pasado la frontera, se encontrará en el País Vasco español. A una treintena de minutos, encontrará el spot de Zarautz, un gran lugar con múltiples picos que ofrece a la vez izquierdas y derechas. Pero el spot más reputado es el de Mundaka, conocido en todo el mundo por la regularidad de sus olas. Atención, este spot está reservado a los niveles avanzados.

Cantabria, situada en la costa norte española, se parece mucho a Francia con sus acantilados y sus montañas. Alrededor de su capital, Santander, contamos con una veintena de spots de surf más bien sólidos. Entre los más conocidos encontramos: El Brusco que excava y forma un largo tubo hasta la playa; Somo, un beach break muy apreciado por los locales y adaptado a los debutantes; y Oyambre, que funciona en todas las mareas y propone varios pics con izquierdas y derechas.

Un poco más al sur, ponemos rumbo hacia Asturias y y sobre todo hacia la playa de Rodiles, conocida por su spot situado en la embocadura de un río. Esta ola world class que se extiende más de 150 metros y comprende secciones tubulares, es muy preciada por los aficionados del surf. El spot también está frecuentado por los principiantes. ¡Pero los 200 km de costas de Asturias, ofrecen otras bonitas opciones como Salinas o Playa Espana!

En la punta oeste de España, encontramos Galicia y su costa natural, salvaje y cincelada en puntas y relieves. Un pequeño paraíso con aires de Bretaña que merece que nos reparemos, sea por sus paisajes o por el surf. El spot más conocido es Pantín, considerado como uno de los mejores beach breaks de España, debido a sus olas de tamaño importante. Otros buenos spots de la región a los que ir son: Esteiro, Valcobo, Rinlo, Nemina o Razo.

Al sur de España, los surfistas encontrarán su suerte en Andalucía. Aquí las olas no son tan frecuentes y constantes como en el norte, pero vale la pena desviarse a los spots situados a los alrededores de Cádiz, como Los Lances en Tarifa, Caños de Meca en Barbate o la Fontanilla en Conil. La costa es una larga playa de arena fina y la ciudad de Cádiz es absolutamente sublime: ¡Surfeará en condiciones de ensueño!

El surf trip para los pequeños presupuestos

No es necesario coger el avión para venir a España, lo que quita ya un buen gasto considerable a su presupuesto de viaje. Para desplazarse, sepa que la red de buses funciona extremadamente bien. También podrá optar por alquilar un coche o el de un camping porque están bien equipados. Este fenómeno está en plena expansión en la costa Atlántica francesa y española, tomando como modelo el fenómeno de roadtrip australiano. Es una buena alternativa que permite descubrir la costa a su antojo y de conectarse con la naturaleza. Las carreteras están en buen estado y varias áreas han sido equipadas para la noche. Para los que deseen un poco más de confort, encontrarán numerosos albergues juveniles a pequeños precios o también hoteles y pensiones a precios abordables. También está la opción de alquilar un apartamento en sitios como Airbnb, que ofrecen una gran selección de alojamientos para sentirse "como en casa". En cuanto a la comida, los precios son más o menos similares a los de Francia. Sin embargo, comiendo tapas salimos de apuros y por un precio no muy caro.