Descubre, compara y reserva tu

Surf camp en el País de gales

El surf en el País de gales

El país de Gales es el territorio más desconocido del Reino Unido. Su nombre evoca el rugby, la cultura celta, pero también los verdes y salvajes paisajes. Y lógicamente, cuando pensamos en surf trip, Gales no es el primer destino que nos viene en mente. Sin embargo, con 2704 kilómetros de costa, el país tiene con qué sorprender. Evidentemente, hará falta que se equipen bien porque el agua está fría: la combinación integral es necesaria todo el año, y si vienen en invierno, no olviden el pasamontañas, los guantes y los zapatos.

Más allá del surf, el País de Gales ofrece magníficos paisajes entre montañas cubiertas de nieve, lados salvajes accidentados, lagos, riveras y formaciones glaciares, prometiendo a los viajeros una estancia revitalizante y auténtica. Es un destino accesible fácilmente desde Francia y a precios poco elevados con las compañías low cost. In situ, es el país menos caro de Gran Bretaña, con precios comparables a los franceses. La red de buses y trenes funciona muy bien, lo que les permitirá de ahorrar en el transporte.

Surf camps en el País de gales

Hay muchos surfcamps en el País de gales. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones en el País de gales !

Descubre surf camps en el País de gales

Por qué venir a surfear al País de gales

Olas para todos los niveles

Ya sea de reek o de beach break, la costa galesa ofrece olas para todos los surfistas, que funcionan durante todo el año. ¡Sigan la costa de noreste a suroeste y descubran los spots de surf galeses a su medida!

Al noreste, encontrarán Llantwit Major, un magnífico spot en la parte baja de asombrosos acantilados, compuesto de una derecha consistente y de una izquierda más bien de gran diversión. Aunque el spot es un beach break, está reservado a los buenos surfistas. Un poco más lejos, el spot de Manorbier es un agradable reef break que propone olas regulares y más bien “mellow”, que sobresalen por un castillo fortificado en el más puro estilo normando. No muy lejos de Cardiff y de Bristol, los debutantes podrán progresar con toda tranquilidad en Porthcawl, donde encontramos una gran oferta de surfschools. Un poco más al sur, Newgale es un spot bastante apreciado por los locales. Encontrarán cuatro olas para surfear que pueden llegar a ser consistentes cuando se dan las condiciones. Después, pongan rumbo hacia Langland Bay, que ofrece una derecha y una izquierda más bien consistentes. Los niños y los debutantes encontrarán, no muy lejos de aquí, con qué divertirse en el spot de Caswell Bay. Más lejos hacia el oeste, Freshwater West y Llangennith les esperan con potentes olas, mientras que Hells Mouth y Whitsands, serán una buena opción para los principiantes.

Una naturaleza bruta entre mar y montañas

¡Disfruten de su estancia en el país celta y descubran sus riquezas naturales, históricas y culturales! Al norte del País de Gales, se extienden el majestuoso y muy reputado parque nacional de Snowdonia, con el Snowdon en su corazón, una cima culminante de 1085 metros de altitud. Los senderistas encontrarán su felicidad entre montañas, lagos naturales, cascadas y llanuras salvajes. Al sur, la naturaleza no es menos encantadora en el parque nacional costero más grande de Gran Bretaña, el de Pembrokeshire. Admirarán el océano desde acantilados abruptos y playas de arena fina. Finalmente, el parque nacional de Brecon Beacons, en el centro del país, es otra buena opción para los amantes del senderismo y de la naturaleza, con sus bosques, grutas y cascadas.

En cuanto al mar, la costa propone paisajes extremadamente variados entre acantilados, playas, puertos de pescadores y estaciones balnearias victorianas como las de LLandudno o New Quay. Las más bellas vistas se encuentran en la península de Llyn, con sus 38 kilómetros de costa bordeada de acantilados. El antiguo camino costero que serpentea a lo largo del litoral de 1300 kilómetros, contentará también a los exploradores. Finalmente, en New Quay, podrán embarcar a bordo de un barco y ver delfines y focas.

Una cultura rica y convivial

¡Disfruten de su estancia en el país celta y descubran sus riquezas naturales, históricas y culturales! Al norte del País de Gales, se extienden el majestuoso y muy reputado parque nacional de Snowdonia, con el Snowdon en su corazón, una cima culminante de 1085 metros de altitud. Los senderistas encontrarán su felicidad entre montañas, lagos naturales, cascadas y llanuras salvajes. Al sur, la naturaleza no es menos encantadora en el parque nacional costero más grande de Gran Bretaña, el de Pembrokeshire. Admirarán el océano desde acantilados abruptos y playas de arena fina. Finalmente, el parque nacional de Brecon Beacons, en el centro del país, es otra buena opción para los amantes del senderismo y de la naturaleza, con sus bosques, grutas y cascadas.

Los galeses son absolutamente agradables y sobre todo muy acogedores. Entre sus dos lenguas, el Welsh y el inglés, les harán descubrir con mucho gusto su gastronomía, esencialmente compuesta de productos frescos y locales, desde miel a productos del mar pasando por carne y queso. El País de Gales es también conocido por sus whiskies y, especialmente, el fabricado en Penderyn en el parque de Brecon Beacons.

Finalmente, no duden en descubrir Cardiff nada más bajar del avión o antes de volver a Francia: es una capital moderna y dinámica que ha sabido conservar su historia. Castillos medievales, salas de concierto, museos, exposiciones, arquitectura victoriana: ¡sumérjanse en el corazón de la cultura galesa antes de caminar a lo largo del seno del famoso Millennium Stadium en un ambiente revoloteado!