Descubre, compara y reserva tu

Surf camp a Gran Canaria

El surf a Gran Canaria

Considerada como la isla más bonita de España, Gran Canaria es una de las islas más visitadas del archipiélago canario. Situada a lo largo de la costa noreste de África, es conocida por su buen tiempo constante, su gran diversidad de playas y de estaciones balnearias, sus dunas, sus paisajes volcánicos y sus bosques subtropicales. Un ecosistema rico, fuera de lo habitual y exótico, muy preciado por los turistas europeos.

Con casi 60 kilómetros de playas y 236 kilómetros de costa, es también una gran destinación surfista. Más de 30 spots acogen a surfistas de todos los niveles. Aunque hay oleaje todo el año, el mejor período para el surf es en otoño y en invierno. La oficina de turismo aconseja venir de septiembre a mayo, con la marea alta, cuando los vientos del noreste y del este y el oleaje del norte y del oeste llegan a la zona.

Surf camps a Gran Canaria

Hay muchos surfcamps a Gran Canaria. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones a Gran Canaria !

Descubre surf camps a Gran Canaria

Por qué venir a surfear a Gran Canaria

Una treintena de spots de surf

La variedad en Gran Canaria es amplia, con una treintena de spots accesibles alrededor de toda la isla. ¡Sea cual sea su nivel, encontrará su lugar! Las mejores olas se encuentran en el norte de la isla, entre Las Palmas de Gran Canaria y Gáldar. En Las Palmas, los buenos surfistas disfrutarán con la ola de El Confital, una derecha perfecta, larga y con varias secciones que puede alcanzar hasta los 5 metros de altura. En los alrededores, los debutantes y los niveles intermedios también podrán perfeccionarse en condiciones menos peligrosas en los spots de El Lloret, El Roque o La Barra. El oleaje golpea igualmente el este de la isla en los spots de Pozo Izquierdo, Mosca Point o Muellito. Al sur, los aficionados de las olas encontrarán también los spots de Maspalomas, Playa del Inglés y Arguineguin, que funcionan muy bien cuando reúnen las condiciones adecuadas.

Un surftrip agradable y a un coste mínimo

En Gran Canaria, podrá desplazarse fácilmente en bus de un spot a otro u optar por alquilar un coche, ya que la red de carreteras es de buena calidad y está bien mantenida. En cuanto al alojamiento, hay numerosos surfcamps instalados en la costa norte que ofrecen a los viajeros la oportunidad de reservar surftrips “todo incluido”. Usted progresará rápidamente, orientado por los surfistas locales que conocen bien los spots y sabrán enseñarle las mejores olas de la región. Fuera de los surfcamps, encontrará albergues juveniles y hostales a precios asequibles, entre 20 y 30 euros la noche para dos personas. Además, sepa que la oferta hotelera es importante y a menudo barata. En cuanto a la comida, los precios son mucho menos elevados que en Francia y podrá comer bien en un restaurante por solo 8 euros. Mire también las ofertas de media pensión de los hoteles, porque, a menudo, ahorrará optando por esta opción. Para ir a Gran Canaria, situada frente a España, los billetes de avión propuestos por las compañías low cost permiten desplazarse sin pagar demasiado caro y así poder disfrutar una vez llegado al destino.

Paisajes que cortan la respiración

Tras el surf, ¡rumbo a la aventura! En Gran Canaria, ni se le ocurra quedarse tanto tiempo en la playa, hay miles de cosas que ver.

En el centro de la isla, no deje pasar por alto el parque Rural del Nublo, declarado reserva de la biosfera por la UNESCO, y sus increíbles panoramas entre bosques, valles y barrancos. Con sus cañones y su vegetación, a veces tenemos la impresión de viajar a través de parques nacionales del oeste americano. No se pierda tampoco el Barranco de Fataga, uno de los cañones más impresionantes de la isla. Su punto culminante es el Pozo de las Nieves, que se eleva a 1949 m de altitud. Sin embargo, el punto de vista más bonito es, sin duda, Roque Nublo, un monolito de granito que se eleva a 1813 m de altitud, desapareciendo a veces entre las nubes: ¡una maravilla!

Al margen del parque nacional, en las gargantas del Barranco de Guayadeque, tendrá la suerte de ver hábitats trogloditas excavados en la roca, que dejan ver magníficos paisajes. Y al sur, las dunas de Maspalomas, cuyas formas cambian cada día a antojo del viento, son una gran belleza.

En cuanto a la ciudad, recorra las calles de Las Palmas descubriendo su rico pasado colonial. Encontrará una gran oferta de restaurantes, tiendas y hoteles. El centro de Vegueta y su arquitectura tradicional alegrarán a los aficionados de la historia y la cultura. Finalmente, en el pueblo de pescadores de Agaete, la pequeña playa del puerto y las salinas os invitarán a bañarse y a divertirse. En cuanto al balneario, no se pierda la playa de Las Canteras: larga y tranquila, es considerada como una de las mejores playas urbanas de Europa.