Descubre, compara y reserva tu

Surf camp a Lanzarote

El surf a Lanzarote

Lanzarote es una isla del archipiélago canario situada frente a las costas marroquíes, reputada por su paisaje volcánico, sus hermosas playas y su clima suave. Llena de europeos en busca de sol y evasión, Lanzarote es una destinación poco cara y diferente, accesible en solo algunas horas de vuelo.

Reconocida como reserva de la biosfera por la UNESCO, Lanzarote alberga múltiples riquezas naturales preciadas por los viajeros, que también vienen para disfrutar de excelentes condiciones de surf y de spots variados y para todos los niveles sobre sitios naturales de una belleza increíble. En surfcamp o con los amigos, ¡es la destinación ideal para un buen surftrip!

Surf camps a Lanzarote

Hay muchos surfcamps a Lanzarote. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones a Lanzarote !

Descubre surf camps a Lanzarote

Por qué venir a surfear a Lanzarote

Surf todo el año en un auténtico ambiente

Los spots de Lanzarote funcionan los 365 días del año, aunque el mejor período es el invierno, principalmente los meses de septiembre a diciembre. El oleaje es más fuerte, atrayendo a los surfistas experimentados de toda Europa, con temperaturas que no descienden nunca por debajo de los 15 grados. El verano está más adaptado a los debutantes y a los niveles intermedios, ya que pueden disfrutar de pequeñas olas perfectas para perfeccionarse y con una corriente menos fuerte. En todos los casos, el sol es permanente, las temperaturas son más bien altas y los spots muy variados, ofreciendo numerosas posibilidades a los viajeros en busca de olas. Al contrario que Tenerife o Gran Canaria, Lanzarote no ha sufrido la urbanización turística, por lo que encontramos un lado salvaje mucho mejor preservado. Por lo tanto, la experiencia surftrip es más auténtica, con spots menos frecuentes, un ambiente relajado y un melting-pot de surfistas venidos de todos sitios.

Spots para todos los niveles

Para los debutantes, ponemos rumbo al spot de La Famara. Este beach break es accesible a todos los niveles y además encontramos numerosos surfcamps. Así, uno puede perfeccionarse disfrutando de una vista ilimitada de la isla de la Graciosa y los volcanes de Timanfaya y de La Corona. Arrieta es también una buena opción para los novatos, con olas regulares y de poca altura. En cuando a las grandes olas, Lanzarote, llamada también el “Hawaï” de Europa, posee también su “Pipeline”: es en el spot de El Quemao donde los surfistas experimentados encuentran tubos profundos, rápidos y potentes de categoría mundial. Para olas de calidad, podrá igualmente ir a los spots de San Juan, en el que cada año tienen lugar algunas competiciones internacionales, o al de Morro Negro y sus potentes tubos. Sin embargo, tenga en cuenta que estos dos spots son el territorio de los locales, quienes no siempre están encantados de compartir sus olas.

Paisajes inolvidables

Superficies de piedras volcánicas en los pequeños pueblos de casas blancas de cal, bellas playas de arena dorada en desiertas calas azul turquesa: Lanzarote le hace la promesa de un cambio de aires total en el corazón de una isla con mil y una riquezas. Después de sus sesiones de surf, vaya a descubrir el parque nacional de Timanfaya, con sus volcanes y sus campos de lava con colores alucinantes. Al norte de la isla, déjese sorprender por La Cueva de los Verdes, cavernas formadas por ríos de lava subterráneos. Disfrute de una vista ilimitada sobre el Océano Atlántico, la Isla de la Graciosa y las antiguas marismas y salinas en la cima del Mirador del Rio al noreste de la isla. Una vez hecho el tour de las playas, alterne entre arena dorada y arena negra volcánica para descubrir las múltiples facetas de la costa. En cuanto a la ciudad, los aficionados de la historia y la cultura, encontrarán la felicidad en la capital Arrecife, que alberga especialmente los vestigios de la historia marítima de Lanzarote. La ciudad de Haria, al norte de la isla, o la estación balnearia de Puerto del Carmen, os fascinarán con la multitud de casas blancas de cal típicas de la zona. Finalmente, no deje pasar por alto la gastronomía y los vinos locales, ¡una experiencia inolvidable!

Una destinación abierta a los pequeños presupuestos

En “la isla de los volcanes”, los precios son más caros que en el resto del archipiélago canario. Por lo que hacer un surf trip con un pequeño presupuesto es posible. Podrá encontrar habitaciones dobles a menos de 20 euros la noche y comer por menos de 8 euros la comida. En cuanto al transporte, podrá alquilar un coche fácilmente a uno de los numerosos arrendadores de la isla por 30 o 40 euros el día. Tenga en cuenta que cuanta más larga sea la duración del alquiler, más bajos serán los precios. Pero si desea ahorrar aún más, sepa que la red de buses funciona muy bien, pasando por todos los pueblos de la isla, incluso por los más apartados. El único problema es que no son frecuentes, lo que os obligará a organizaros en función de los horarios de partida. En todo caso, el estado de las carreteras es excelente. Finalmente, sepa que los precios son más elevados durante los meses de invierno, considerados como de temporada alta en las Canarias.