Descubre, compara y reserva tu

Surf camp en Nicaragua

El surf a Nicaragua

Situada entre Honduras y Costa Rica, Nicaragua es la nación más grande de América Central. Este país formado por lagos, volcanes, montañas y bosques tropicales, posee igualmente magníficas playas a lo largo de toda la costa pacífica al oeste y del Mar Caribe al este. ¡El Océano Pacífico ofrece muy buenos spots de surf que hacen de Nicaragua un destino de primera elección para los fanes del deslizamiento! La regularidad de las olas está asegurada por un viento offshore que funciona prácticamente durante todo el año. Desde debutante hasta surfista experto, cada uno tiene su spot: hay para todos los gustos.

Otra ventaja significante es que Nicaragua está aún bien preservada del turismo de masas. Los backpackers se concentran, sobre todo, en San Juan del Sur y es suficiente con aventurarse un poco más al norte para encontrar una costa salvaje totalmente preservada y spots aún desconocidos. Estarán prácticamente solos en el line up: ¡cambio de aires garantizado!

Surf camps en Nicaragua

Hay muchos surfcamps en Nicaragua. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones en Nicaragua !

Descubre surf camps en Nicaragua

Por qué venir a surfear a Nicaragua

Olas para todos los niveles

Beach breaks, point breaks, reef breaks… ¡en Nicaragua, podrán elegir! Los spots de surf están adaptados a los debutantes, pero también a los más expertos. Entres los spots más reputados, encontramos Playa Maderas a 10 minutos en coche de San Juan del Sur, con largas izquierdas y derechas. Es el spots más frecuentado por los surf schools de la costa. Un poco más al norte, Popoyo propone un beach break, un reef break y un outter reef preservados de la multitud en un ambiente salvaje y bohemio. En cuanto a Colorado, los surfistas profesionales encontrarán uno de los beach breaks más fuertes del país.

¿Cuándo ir a nicaragua?

Nicaragua goza de un clima tropical húmedo que asegura una temperatura alrededor de unos 30 grados durante todo el año. El agua está igualmente caliente, permitiendo surfear en bikini o en boardshort. De noviembre a abril, la estación seca es la más propicia al turismo y al aprendizaje del surf, con pequeñas olas y un viento offshorte constante. De mayo a octubre, la estación lluviosa trae con ella fuertes swells. Los vientos y las tormentas tropicales pueden llegar a ser imprevisibles, ofreciendo a los surfistas profesionales olas world class.

Un auténtico país fácil de visitar

Aún preservada del turismo de masas, Nicaragua ofrece una auténtica experiencia de América central. Los locales son conviviales, acogedores y siempre están dispuestos a aconsejar a los viajeros. Sin embargo, el inglés es muy poco hablado, ¡por lo que piensen en revisar sus bases de español antes de coger el avión! Una vez allí, todo es fácil: el alojamiento es barato, la comida muy buena y el transporte bien comunicado. No obstante, hagan prueba de su paciencia, ya que las distancias son cortas pero las carreteras están, a veces, en muy mal estado y las paradas son regulares: esto lleva su tiempo. En cuanto a la seguridad, Nicaragua tiene la tasa de criminalidad más baja de América central. Viajar aquí es relativamente seguro, siempre y cuando se respeten las reglas de prudencia básicas y no se tiente a los ladrones.

Una riqueza histórica, cultural y natural

Además del surf, Nicaragua posee numerosos tesoros. La naturaleza, especialmente, es particular, con una gran variedad de paisajes y hábitats naturales. Entre bosques tropicales aún preservados, lagos inmensos y volcanes aún activos al fondo de los cuales es posible admirar la lava en fusión, los amantes de la naturaleza en busca de un cambio de aires, no estarán decepcionados. Pero la riqueza es igualmente cultural. Camine por la magnífica ciudad de Granada para descubrir los restos de la historia colonial. Apodada “la gran sultana”, debido a los edificios de estilo andaluz morisco construidos por los colonos españoles en el siglo XVI, la ciudad está considerada como una de las más bellas ciudades coloniales de América central.

¡La simple vida entre "surf, toña y tacos"!

Montar en un autobús coloreado para alcanzar el siguiente destino. Comprar frutas tropicales en el mercado. Degustar una Toña (cerveza local) después de su sesión de surf y antes de ver el cielo llenarse de mil colores por la puesta de sol. Degustar el famoso “nacatamale”, plato tradicional de los “Nicas”, compuesto por una pasta de maíz acompañada de cerdo o pollo, arroz, pimientos, tomates, patatas, cebollas, ajos y otros condimentos, todo enrollado en una hoja de plátano macho. Mirar las estrellas, tumbado en la arena aún caliente. La vida en Nicaragua se pasa lentamente y simplemente. Si desean evitar las destinaciones hasta los topes, conectarse con la naturaleza, conocer viajeros de todos los horizontes excepto del vuestro y reponer fuerzas en un entorno preservado, ¡no duden más! Nicaragua está hecha para ustedes.