Descubre, compara y reserva tu

Surf camp a Portugal

El surf a Portugal

Portugal forma parte de las destinaciones surfista más preciadas de Europa. Y por una buena razón, su situación geográfica, con centenas de kilómetros de costa a lo largo del Océano Atlántico, ofrece a los surfistas una amplia variedad de olas y de swell de todos los tamaños. ¡Sin hablar de paisajes magníficos, del tiempo templado y de la rica cultura portuguesa!

En Portugal, se puede surfear todo el año. La costa desigual y variada ofrece todo lo que se puede desear cuando nos vamos de surf trip: ser soplado por las gigantescas olas de Nazaré, coger pequeñas espumas al sur, mirar a los pros ejecutar los intensos beachbreaks como Supertubos y los magníficos pointbreaks, surfear spots completamente desiertos...

La proximidad de Portugal hace de él un destino poco oneroso, por lo que se puede ir en coche, en tren o en avión. En cuanto a las olas, tiene el inconveniente de elegir entre una multitud de spots a menos de tres horas de Lisboa. En cambio, si las temperaturas son suaves e incluso muy altas durante verano, el Océano Atlántico no le hará ningún regalo con aguas muy frescas necesitando llevar una combinación

Surf camps a Portugal

Hay muchos surfcamps a Portugal. ¡Hemos seleccionado para ti lo mejor de ellos para que vivas una experiencia inolvidable durante tus próximas vacaciones a Portugal !

Descubre surf camps a Portugal

Por qué venir a surfear a Portugal

De Nazaré a Supertubos : un espectáculo todo el año

Al norte de Lisboa se encuentra el mítico spot de Nazaré. Cada año, el pueblo de pescadores acoge a los mejores “cargueros” del planeta, que tientan de batir los records de las olas más grandes jamás surfeadas. Así, Nazaré está dirigida solamente a los profesionales, pero si usted está en la región, esto vale realmente el desvío. Siempre al norte de la capital, la región de Peniche ofrece olas reputadas a nivel mundial. También encontramos uno de los beach break más conocidos del país: Supertubos. Una ola rápida y tubular que acoge cada año el Rip Curl Pro, la segunda etapa europea del tour de la World Surf League después de Hossegor.

Una multitud de opciones para aprender y perfeccionarse

Para los surfistas debutantes e intermedios, la región de Peniche ofrece un largo beach break en Baleal y también, la Praia Do Pico Da mota, dónde encontramos varias buenas escuelas de surf y surf camp. A 30 minutos al sur de Lisboa, la región de Ericeira es igualmente una buena opción para aprender y perfeccionarse, sin contar que el pueblo de pescadores ofrece a los viajeros un ambiente relajado, típicamente portugués. Pasee por sus estrechas calles bordeadas de pequeñas casas blancas y disfrute de sus restaurantes, cafés y bares. Un poco más al sur, la región de Cascais es muy preciada por los surfistas aprendices. Sin embargo, sepa que es muy frecuentada, especialmente los spots de Praia do Guincho y Praia da Cristina. Finalmente, aún más al sur, el Algarve también ofrece su lote de buenas olas, normalmente poco frecuentadas.

Un paréntesis en el paraíso

1800 km de costas, largas playas de arena blanca, parques naturales a lo largo del océano, pequeños pueblos históricos, locales acogedores, surfistas de todo el mundo que se encuentran en los spots, un ambiente bohemio, spots alejados, desiertos, barbacoas de caballa a la parrilla en la playa... Portugal promete un viaje inolvidable, un cambio de aires total y un momento de relajación perfecto en el corazón de la naturaleza. Los surf camps proponen una gran lista de excursiones tanto en tierra firme como en océano. Windsurf, kitesurf, boat trips, circuitos, caminatas... Disfrute de la riqueza del país después de su sesión de surf matinal.

Una cocina sabrosa marcada por la pesca

En cuanto a la cocina, ¡Portugal no le decepcionará! La cocina tradicional es simple, deliciosa, servida con generosidad y barata. Gracias a la cultura de la pesca, encontrará en Portugal excelentes mariscos, pescados y especialidades como la cataplana, estilo de bouillabaisse, o manjares a base de bacalao como los pastéis de bacalhau. ¡Para degustar acompañados de un buen vaso de porto o de vino portugués! En cuanto a los dulces, no se pierda los pastéis de nata, especie de flanes en una masa de hojaldre, y una gran lista de bollería local.

Un legado cultural rico

De la arquitectura al arte pasando por la música, Portugal contiene un lote de riquezas culturales. La arquitectura portuguesa está marcada por el arte manuelino, arte decorativo de inspiración gótico. En cuanto a la música, el famoso fado, canción popular melancólica confortará sus veladas. Finalmente, la artesanía esconde verdaderos tesoros como los azulejos, constante en la arquitectura portuguesa y en la decoración de interiores y exteriores de casas. El Museo Nacional del Azulejo, situado en Lisboa, recoge su historia, pero solo basta con recorrer el país para admirarlos.